¿Qué son los seguros de colectivos de salud?

Un seguro de Salud colectivo es una póliza diseñada para un grupo de personas que pertenecen a un mismo grupo homogéneo o tienen un vínculo común.

Un seguro de Salud colectivo es una póliza diseñada para un grupo de personas que pertenecen a un mismo grupo homogéneo o tienen un vínculo común.

Este puede contratarse como colectivo cerrado o abierto. En el primero de los casos, la empresa contrata el seguro para todos sus trabajadores (único recibo pagado por la empresa y posibilidad de financiación por la empresa o descontado de la nómina). Mientras que la contratación como colectivo abierto permite a la empresa ofrecer el seguro médico, con condiciones especiales, a todos los trabajadores y son estos quienes deciden si contratarlo o no.

Entre sus coberturas más importantes encontramos:

  • Seguro de salud para colectivos con reembolso de gastos: la aseguradora devuelve un porcentaje de los gastos abonados por el Asegurado en caso de enfermedad o accidente y en función de las condiciones pactadas en la póliza.
  • Seguro de salud para colectivos con asistencia sanitaria: con cobertura de consulta, hospitalización y diagnóstico.

Si quieres más información puedes contactar con nosotros AQUÍ.

¿Son obligatorios los seguros de Responsabilidad Civil?

La Responsabilidad Civil es una obligación legal que tienen las personas, físicas o jurídicas, de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

La Responsabilidad Civil es una obligación legal que tienen las personas, físicas o jurídicas, de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

El seguro de Responsabilidad Civil protege el patrimonio del asegurado frente a consecuencias económicas de la Responsabilidad Civil que le pueda afectar en determinados casos.

¿Qué cubre este tipo de seguro?

Incluye los riesgos a los que está expuesto el asegurado por su condición de propietario, arrendatario o cualquier otro título de uso de bienes inmuebles destinados al desarrollo de la actividad empresarial.

Protege a tu empresa con el mejor seguro de ciberprotección

Durante estos días se han seguido reportando ciberataques a empresas de todo el mundo, si algo hemos aprendido con ello es que ninguna compañía, da igual lo grande que sea, está libre de ser víctima de un ataque.

Durante estos días se han seguido reportando ciberataques a empresas de todo el mundo, si algo hemos aprendido con ello es que ninguna compañía, da igual lo grande que sea, está libre de ser víctima de un ataque.

Por suerte, si quieres vivir más tranquilo, tenemos el tipo de seguro que necesitas. Protégete ante cualquier indeseado contratiempo, blinda a tu empresa antes los indeseables ciberataques.

Las principales coberturas:

  • Seguro de Daños Propios
  • Garantía de Protección de Datos
  • Seguro de Responsabilidad Civil frente a terceros

Más información: AQUÍ

¿Qué ventajas tiene para una Pyme operar con seguros de caución?

El seguro de Caución es una de las mejores opciones para el afianzamiento de las empresas, respondiendo por éstas cuando incumplen una obligación.

El seguro de Caución es una de las mejores opciones para el afianzamiento de las empresas, respondiendo por éstas cuando incumplen una obligación.

Las mayores ventajas para una Pyme son que el seguro de caución es una forma de garantizar obligaciones, que tienen un menor coste que otras, una fácil accesibilidad y, además, que libera cupo bancario que, en la mayor parte de los casos, puede entonces destinarse a otras acciones.

Por todo ello, los seguros de caución facilitan en gran medida la operatoria y desarrollo de la actividad comercial de estas empresas.

Seguros de dispositivos electrónicos

El seguro de equipamientos electrónicos es muy necesario, tanto si eres un empresario cuyo negocio se puede ver afectado por un fallo electrónico, como para personas particulares que desean proteger sus dispositivos ante cualquier imprevisto.

El seguro de equipamientos electrónicos es muy necesario, tanto si eres un empresario cuyo negocio se puede ver afectado por un fallo electrónico, como para personas particulares que desean proteger sus dispositivos ante cualquier imprevisto. Si tu teléfono móvil, tablet o portátil sufre algún percance, lo tendrás asegurado.

En Bibe te presentaremos las mejores opciones, con las principales firmas aseguradoras, para que luego seas tú el que decidas cual se adapta mejor a tus necesidades.

¿Puedo cambiar de compañía de seguros cuando yo quiera sin penalizaciones?

El cambio de compañía proveedora de seguros es algo habitual en numerosos sectores, como el de la energía, las telecomunicaciones o el bancario.

Sin embargo, existe una creencia infundada sobre la dificultad para cambiar de compañía de seguros. Nada más lejos de la realidad, a continuación te vamos a contar los pasos a seguir:

La ley establece que, para cambiarse de compañía de seguros, es necesario notificar a tu compañía actual con un mínimo de dos meses de antelación. La notificación debe hacerla el tomador del seguro por vía escrita.

Muchas compañías, aunque no todas, se encargan de notificar a los usuarios el próximo vencimiento y renovación de la póliza con la antelación necesaria para que el usuario pueda estar informado y tener en cuenta los plazos.

En el caso de que la notificación se realice con menos de dos meses de antelación, el resultado puede variar:

-Reclamación judicial: la compañía de la que sales puede intentar revertir el cambio reclamándolo judicialmente por no haber cumplido el plazo de dos meses. El resultado de este proceso son muchos trámites posteriores, como devolución de recibos, papeleos…

El cliente puede llegar incluso a tener pólizas duplicadas para un mismo producto.

-La notificación por carta: la compañía podría notificar al cliente el cambio fuera de plazo a través de una carta como forma de ejercer cierta presión para evitar la marcha a otra compañía.

-Cambio sencillo: dependiendo del tipo de cliente o del importe de las pólizas contratadas el seguro puede dotar de menor o mayor valor a los clientes. En muchos casos, las compañías permiten y facilitan el cambio de los clientes con ‘menor importancia’.

En todo caso, lo más recomendable para evitar complicaciones adicionales es notificar a la compañía de origen con los dos meses de antelación contemplados por la ley.