Contrata tu seguro de vida y ahorra hasta un 45 por ciento

Con Bibe, si contratas tu seguro de vida podrás ahorrar hasta un 45%. Tu vida vale mucho y tu seguro, muy poco.

Con Bibe, si contratas tu seguro de vida podrás ahorrar hasta un 45%. Tu vida vale mucho y tu seguro, muy poco.

Coberturas

Capital de fallecimiento por cualquier causa
Renta invalidez permanente y absoluta por cualquier causa
Orfandad por accidente
Gastos de sepelio

No sólo ofrecemos un producto con la más completa gama de garantías para el fallecimiento y los trámites asociados al mismo, en Bibe te ofrecemos también un variado conjunto de servicios que convierten a tu póliza de decesos en una completa asistencia para toda la familia.

Para más información:

– C/ Julián Ceballos, 16 39300 Torrelavega – Cantabria

– Teléfono: 942 093 389

En caso de fallecimiento. ¿Quién cobrará mi seguro de vida?

El asegurado es el que nombra a su beneficiario. Esta persona debe estar correctamente informada sobre de la existencia de dicha póliza y el lugar en donde se guarda.

El asegurado es el que nombra a su beneficiario. Esta persona debe estar correctamente informada sobre de la existencia de dicha póliza y el lugar en donde se guarda. Recuerde que la póliza será pagada si el beneficiario hace la reclamación para su cobro después del fallecimiento del asegurado.

En este sentido, conviene recordar que el asegurado puede nombrar un beneficiario adicional, para estar a resguardo en caso que el beneficiario escogido primeramente fallezca. Para realizar el reclamo de la póliza no se necesita letrado alguno, el beneficiario debe contactar con el seguro, con la póliza en mano. Generalmente, tendrá como plazo máximo siete días para informar del siniestro y realizar los trámites de reclamación.

En el caso de no figurar un beneficiario, los favorecidos serán sus herederos legales, es decir su cónyuge, sus hijos por partes iguales, sus padres, etc. en orden de descendencia. Los beneficiarios pueden cambiarse todas la veces que se quiera.

¿A qué edad se recomienda un seguro de vida?

La edad mínima de contratación son los 14 años y la máxima, 64

La edad mínima de contratación de un seguro de vida son 14 años y la edad máxima son 64 años.

Más allá de esos límites, suscribir una póliza es recomendable pero no obligatorio, al menos en términos generales ya que sí toma este carácter cuando, por ejemplo, suscribimos una hipoteca.

Además, suele utilizarse como una forma de ‘blindar’ a la familia en caso de fallecimiento o invalidez del asegurado.

¿Obtengo bonificación por tener más de un seguro con la misma compañía?

En Bibe Seguro queremos premiar tu fidelidad y, por eso, cuantos más seguros tengas con nosotros, mejores condiciones conseguirás.

Conoce las fantásticas condiciones de nuestros seguros y haz que lo que más valoras esté asegurado con Bibe Seguro.

Llama a nuestros agentes al 902 11 00 77 y pregunta por las bonificaciones al traer tus distintos seguros.

¿Puedo cambiar de compañía de seguros cuando yo quiera sin penalizaciones?

El cambio de compañía proveedora de seguros es algo habitual en numerosos sectores, como el de la energía, las telecomunicaciones o el bancario.

Sin embargo, existe una creencia infundada sobre la dificultad para cambiar de compañía de seguros. Nada más lejos de la realidad, a continuación te vamos a contar los pasos a seguir:

La ley establece que, para cambiarse de compañía de seguros, es necesario notificar a tu compañía actual con un mínimo de dos meses de antelación. La notificación debe hacerla el tomador del seguro por vía escrita.

Muchas compañías, aunque no todas, se encargan de notificar a los usuarios el próximo vencimiento y renovación de la póliza con la antelación necesaria para que el usuario pueda estar informado y tener en cuenta los plazos.

En el caso de que la notificación se realice con menos de dos meses de antelación, el resultado puede variar:

-Reclamación judicial: la compañía de la que sales puede intentar revertir el cambio reclamándolo judicialmente por no haber cumplido el plazo de dos meses. El resultado de este proceso son muchos trámites posteriores, como devolución de recibos, papeleos…

El cliente puede llegar incluso a tener pólizas duplicadas para un mismo producto.

-La notificación por carta: la compañía podría notificar al cliente el cambio fuera de plazo a través de una carta como forma de ejercer cierta presión para evitar la marcha a otra compañía.

-Cambio sencillo: dependiendo del tipo de cliente o del importe de las pólizas contratadas el seguro puede dotar de menor o mayor valor a los clientes. En muchos casos, las compañías permiten y facilitan el cambio de los clientes con ‘menor importancia’.

En todo caso, lo más recomendable para evitar complicaciones adicionales es notificar a la compañía de origen con los dos meses de antelación contemplados por la ley.