¿Robo o hurto? Aprende a diferenciarlo a nivel aseguradora

En el momento que alguien invade nuestra propiedad y nos sustrae algo de forma delictiva pensamos que hemos sido víctimas de robo, y es cierto, pero tenemos que ser conscientes de que no siempre robo es la terminología adecuada.

En el momento que alguien invade nuestra propiedad y nos sustrae algo de forma delictiva pensamos que hemos sido víctimas de robo, y es cierto, pero tenemos que ser conscientes de que no siempre robo es la terminología adecuada.

Jurídicamente no es lo mismo, aunque a la víctima solo le importe el haberse quedado sin algo. Y para las aseguradoras tampoco es lo mismo, pues en la póliza sí se hacen distinciones entre estos dos conceptos en relación a las coberturas. Por ello, y con el fin de acotar cómo se aplican ambos términos en el ámbito asegurador, vamos a explicar en qué consisten de forma teórica y práctica el robo y el hurto.

ROBO “Delito contra la propiedad consistente en el apoderamiento de una cosa mueble ajena, con ánimo de lucro, y empleando fuerza en las cosas o violencia en las personas”

HURTO “Delito contra la propiedad, la posesión o el uso, consistente en el apoderamiento no autorizado de un bien mueble ajeno, con ánimo de lucro, sin fuerza en las cosas ni violencia en las personas. La sustracción aprovecha una oportunidad o un descuido, o explota una particular habilidad”. 

Caso de hurto: Has dejado la puerta de casa abierta, es decir, no han tenido que forzarla para entrar, además, tú no estás en casa y por ello se han llevado tu televisión. Robo sería el mismo caso pero teniendo que haber forzado la puerta o bien habiendo una disputa física entre la víctima y el delincuente. Otro ejemplo. Hurto: se llevan el coche porque lo has dejado abierto y con las llaves puestas o el motor encendido. Robo: estando tú dentro del coche te han sacado de él de manera violenta o intimidatoria y se lo han llevado.

Marcadas las definiciones y diferencias de ambos conceptos, a la hora de contratar, por ejemplo, un seguro de hogar, recordar la importancia de conocer al detalle las coberturas y condiciones de tu póliza, pues por lo general se señalan distinciones entre un caso de robo y otro de hurto. Sí se suelen cubrir los daños y pérdidas producidas por un robo pero no por hurto, pues en la mayoría de los casos de hurto se intuye un descuido por parte del asegurado. (Fuente: Caser)