¿Qué diferencia hay entre un plan de pensiones y un plan de jubilación?

Aunque los planes de pensiones y de jubilación tienen una finalidad similar, debemos valorar los pros y los contras de cada uno de ellos para asegurarnos de cuál nos conviene más

Ambos planes tienen la finalidad del ahorro pero existen diferencias entre ambos.

En los planes de pensiones se hacen aportaciones a una entidad financiera por grupos de ahorradores. Esta entidad los invierte en activos financieros que pueden ser de renta fija o variable.

Por su parte, los planes de jubilación son seguros de vida que cubren el fallecimiento del titular y, en caso de no fallecer, te aseguran un dinero que se acumula a tu pensión de jubilación.

Las diferencias radican también en el tratamiento fiscal ya que los planes de pensiones pueden aportar ventajas fiscales en el IRPF mientras que los planes de jubilación no desgravan  y su tratamiento fiscal se da en el momento del cobro final.

En cuanto a la posibilidad de disfrutar de sus fondos, mientras que los Planes de Jubilación permiten  la cancelación o el rescate parcial del mismo sin penalización alguna, los planes de pensiones se podrán anticipar por jubilación a partir de los 60 años del depositario en caso de que ya no se encuentre activo en el mundo laboral.

A la hora de elegir entre uno u otro, debemos sopesar los pros y los contras de cada uno de ellos para elegir el que más se ajuste a nuestras necesidades.

¿Cuál es la edad mínima de contratación de un plan de pensiones y un plan de jubilación?

La edad mínima legal para la contratación de estos planes son los 18 años, aunque no es habitual la contratación a esta edad. Lo recomendable es hacerlo en el inicio de nuestra vida laboral, aunque en esos momentos la jubilación sea algo sumamente lejano.

De hecho, la edad promedio de las personas que han contratado este tipo de planes se encuentra en los 35 y los 55 años.

Esto es lógico, si se tiene en cuenta que el nivel de ingresos a dichas edades está más consolidado. Y, sobre todo, los ciudadanos de esas edades contemplan mucho más cerca la necesidad de previsión para sí mismos y para los familiares dependientes.