¿Qué seguro necesito para mi barco de recreo?

Como en cualquier otro vehículo, véase un automóvil o una moto, el seguro de responsabilidad civil también es obligatorio para una embarcación de recreo.

Como en cualquier otro vehículo, véase un automóvil o una moto, el seguro de responsabilidad civil también es obligatorio para una embarcación de recreo.

Mucha gente no es consciente, pero desde el 1 de julio de 1999, es obligatorio disponer de un seguro de responsabilidad civil para las embarcaciones de recreo, incluyendo las motos náuticas, según aparece regulado en el RD 607/1999, de 16 de abril.El seguro obligatorio tiene por objeto cubrir la responsabilidad civil derivada de los daños materiales y personales, así como perjuicios que sean consecuencia de ellos, que por culpa o negligencia se causen a terceros, al puerto o a las instalaciones marítimas, como consecuencia de colisión, abordaje y, con carácter general, por los demás hechos derivados del uso de embarcaciones en las aguas marítimas españolas, así como por los esquiadores y objetos que éstas remolquen en la mar.

Desde Bibe podemos aconsejarte y juntos, encontraremos el seguro que mejor se adapte a tus necesidades. Surca los mares con total seguridad, vive seguro.

Fuente: Ministerio de Fomento (Gobierno de España)

 902 11 00 77 | 📩 contacto@bibeseguro.com

¿Qué coberturas tiene un seguro de responsabilidad civil profesional?

En Bibe te asesoramos para encontrar el seguro de Responsabilidad Civil que mejor se adapte a tus necesidades. Este tipo de póliza es una obligación legal que tienen las personas – físicas o jurídicas- de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

En Bibe te asesoramos para encontrar el seguro de Responsabilidad Civil que mejor se adapte a tus necesidades. Este tipo de póliza es una obligación legal que tienen las personas – físicas o jurídicas- de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

¿Qué coberturas tiene un seguro de responsabilidad civil profesional?

  • Faltas o errores propios o cometidos por personas de las que deba legalmente responder, en el ejercicio de la actividad profesional.
  • Propiedad, arrendamiento o usufructo de terrenos, edificios, locales e instalaciones.
  • Daños causados por motivos de incendio y/o explosión.
  • Daños causados accidentalmente por el agua.
  • Defensa judicial del Asegurado.
  • Constitución de fianzas judiciales.
  • Gastos y costas judiciales.
  • Accidentes de trabajo.

Tu seguro de mascota, con responsabilidad civil, por 60 euros al año

En Bibe te ofrecemos las mejores pólizas de seguro para tu mascota, con responsabilidad civil, por 60 euros al año.

En Bibe te ofrecemos las mejores pólizas de seguro para tu mascota, con responsabilidad civil, por 60 euros al año.

Este tipo de contrato cubre la responsabilidad civil del propietario por los daños materiales y personales que ocasione a terceros su animal de compañía, hasta el límite establecido que aparezca en póliza.

Además, con el seguro de mascotas se suelen cubrir los siguientes aspectos:

  • La asistencia veterinaria originada por accidente o enfermedad del animal, con una amplia red de Centros Veterinarios Colaboradores.
  • La posibilidad de asegurar animales de valoración elevada y perros de trabajo.
  • El robo del animal y una prestación en caso de extravío.
  • Defensa jurídica y servicios de orientación veterinaria y consultas sobre animales.

Con Bibe, puedes encontrar tu seguro desde 60€ al año. ¿Te ayudamos?

 902 11 00 77 | 📩 contacto@bibeseguro.com

¿Son obligatorios los seguros de Responsabilidad Civil?

La Responsabilidad Civil es una obligación legal que tienen las personas, físicas o jurídicas, de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

La Responsabilidad Civil es una obligación legal que tienen las personas, físicas o jurídicas, de reparar daños o pérdidas causados a terceros.

El seguro de Responsabilidad Civil protege el patrimonio del asegurado frente a consecuencias económicas de la Responsabilidad Civil que le pueda afectar en determinados casos.

¿Qué cubre este tipo de seguro?

Incluye los riesgos a los que está expuesto el asegurado por su condición de propietario, arrendatario o cualquier otro título de uso de bienes inmuebles destinados al desarrollo de la actividad empresarial.